Dietas

Dieta disociada

La dieta disociada no es más que una dieta que mantiene los alimentos por separados, ellos no se juntan, esto porque al consumirlos de mezclados tienen mayor posibilidad de convertirse en grasas que cuando se comen por separados.

disociada1

Si bien, este principio puede ser ampliamente debatible y no se sustenta en ningún estudio científico, lo cierto es que esta dieta apoya la disminución de calorías durante las comidas y esto en definitiva logra el adelgazamiento del cuerpo.

La propuesta nutricional pretende darle un orden lógico a los nutrientes, en función a las necesidades energéticas del organismo en las diferentes horas del día. Permite la ingesta de todos los grupos alimenticios pero no juntos, mucho menos revueltos.

Esta dieta tiene un factor llamativo para las personas creativas y hiperactivas y es precisamente el hecho de no ser monótona, aunque es rígida con la regla de no mezclar, permite la ingesta de varios alimentos vetados en otros planes nutricionales.

No se recomienda para jóvenes en etapa de desarrollo ni en adultos mayores, ya que no tiene a ser una dieta muy balanceada.

La formula de la dieta disociada implica no mezclar alimentos ricos en proteínas como la carne, con carbohidratos contenidos en cereales, alimentos con almidones, pan o legumbres.  En otras palabras un arroz con pollo, a la española o un pastel de pescado queda totalmente fuera del menú.

disociada2

Para esta dieta las verduras y las legumbres no se deben mezclar, mucho menos los carbohidratos entre si, como por ejemplo: verduras salteadas con puré de papa y pescado al vapor. Suena rico, pero mezcla proteínas con dos tipos diferentes de carbohidratos, que combinados son una doble ración de agentes engordantes.

Nada de combinar frutas con otros alimentos, mucho menos de comer frutas mixtas. Sugiere comer todo esto por separado.

En este sentido, los alimentos de las dietas disociadas se agrupan de la siguiente forma: En desayuno, almuerzo, merienda y cena. Las frutas se consumen solas al almuerzo o merienda. Los frutos secos apartes en el almuerzo o la merienda pero no juntas con las frutas frescas. Los carbohidratos por parte van a estar en el desayuno o el almuerzo y las proteínas en la cena.

Para facilitar esta interpretación se ha diseñado una tabla nutricional de la dieta disociada, en ella se explica y lleva el control detallado de lo que se debe o no comer y en que horarios.

En cuanto a las desventajas de esta dieta es que no especifica las cantidades que se pueden comer, es decir, no tiene un límite.

Es una dieta un poco complicada de realizar y requiere la supervisión  de un profesional para que se haga de la mejor manera posible. Y por último, puede generar efecto rebote una vez se haya culminado con el programa alimenticio, lo que quiere decir que recuperas el peso perdido.

A la hora de realizar esta o cualquier otra dieta se debe tener en cuenta que sus efectos positivos  dependerán de cómo se practiquen, la actividad física que se haga y la cantidad de agua que se consuma. Por tanto, los resultados variaran de persona a persona.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *