Dietas

Dieta Hamptons

dietah

Tomar lo mejor que nos ofrece la vida es un lujo que siempre nos podemos dar. Sea en la pobreza o en la riqueza, en tiempo ordinario o cuando estamos a dieta para adelgazar.

Quién en su sano juicio no mezclaría lo mejor de las dietas bajas en carbohidratos y la dieta mediterránea para no pasar hambre, comer rico y como si fuera poco perder peso.

Precisamente es esta genial idea la que ha convertido a Fred Pescatore en el gurú bajo en calorías preferido de las estelas de cine, pues él diseñó un plan alimenticio que combinó lo mejor de ambos programas de alimentación, los complemento entre sí, llenó sus falencias y voalá,  se surgió la dieta Hamptons, conocida por ser el secreto (más conocido) de la envidiable figura de Sarah Jessica Parker y Angelina Jolie.

Esta rutina alimenticia se basa en un principio sencillo, fácil y poderoso, que es consumir mayor cantidad de vegetales, pescados ricos en omega 3 y grasas monosaturadas. Las grasas o aceites naturales ricos en omega 3 pero sin rastros de omega 6, tiene un fuerte valor dentro de la dieta.

Como tal la dieta se divide en tres grupos, cada uno enfocado en la cantidad de peso que desea perder la persona. Estos grupos son los que indicarán las cantidades y los alimentos que se pueden o no comer.

dietah2

En este sentido los grupos se designan por letra. Los del grupo A tienen un plan de alimentación destinado a personas que quieran perder más de 4 kilos. Los B para los que van por debajo de esos 4 kilos y los del grupo C para quienes deseen conservar su peso.

Independientemente del grupo al cual se pertenezca el éxito de la dieta Hamptons, radica en una ingesta reducida de calorías y en su “ingrediente secreto”, aceite de nuez de macadamia de Australia, un producto difícil de conseguir en América Latina, pero que no es indispensable de vida o muerte.

Lo que sí es indispensable es hacer de sus preceptos, los mandamientos de tu vida light:

-No utilizará otro aceite que no sea de oliva o si la suerte te acompaña de macadamia.

-No caerás en la tentación del azúcar.

-No rendirás tributo en tu lista de mercado mucho menos en el carrito de compra a las comidas procesadas, enlatados, embutidos, mantequillas, margarinas y sus afines.

-Los carbohidratos simples como pan blanco, pasta y arroz son enemigos de tu dieta.

-Honrarás la ingesta milenaria y religiosa de pescado (sin importar el que sea) por lo menos 3 ó 4 veces por semana.

-Las nueces, legumbres y granos se comen con moderación y solo como meriendas.

-Los cereales forman parte de la dieta solo si son integrales.

-Deberás comer verduras al máximo y las frutas muy poco, en especial el cambur o banana.

Teniendo esto en cuenta y siguiendo fielmente los principios de tu grupo de alimentación (A, B o C) lo que resta esperar por ese cuerpazo de ensueño, el cual no se moldeará solito sino que va a necesitar un poco de ejercicio, mucha agua y sobre todo una actitud positiva frete a tu morfología.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *